Archivo de la etiqueta: ILE

Jujuy: ¿en qué momento nos volvimos tan crueles?

Fuente: Cynthia Hotton

(Foto: Juan Fernández)
Marcha por la Vida

¿Somos conscientes de que causamos la muerte de una bebé en Jujuy? Ya tenía 6 meses de gestación, 700 gramos y estaba sana cuando su mamá de 12 años, víctima de abuso, llegó al hospital. Los médicos dijeron que lo mejor era llevar el embarazo a término o esperar unas semanas más para que la bebé pueda tener una vida sana.

En la provincia hay un protocolo de aborto no punible vigente que estipula que hasta la semana 22 puede practicarse un aborto por violación. La bebé tenía 24 semanas y media, según una ecografía. Estaba claramente fuera de los términos del protocolo, confirmó el ministro de Salud provincial.

Si el protocolo no estableciera un límite, podría abortarse a niños por nacer hasta el noveno mes. El límite suele ser la semana 22 porque el bebé ya tiene capacidad de sobrevivir y, si fuera abortado, literalmente alguien debería quitar la vida al niño durante el nacimiento o después. Sería claramente un homicidio. Esa es la parte que quienes promueven el aborto no dicen.

En este caso, con 24 semanas y media de embarazo, la posibilidad de un aborto fue rechazada de plano por los médicos. Pero fue tan fuerte la presión de los grupos abortistas que el gobernador, si bien no concedió el aborto, autorizó que se anticipe la cesárea. Adelantar un nacimiento pone en riesgo de vida al bebé y puede causar discapacidades permanentes. La vida de esta pequeñita dependió de la voluntad del gobernador, mientras un tumulto de gente pedía su muerte. Como una historia de las épocas más oscuras de la humanidad y no del siglo XXI. Nació prematura. Los jujeños la llamaron Esperanza.

Querían un aborto y no lo tuvieron. Y lanzaron una campaña que dice: «Cesárea no es ILE». ¿Qué pedían? Que se haga nacer a la niña y se la mate. No caben eufemismos. Lo pidió la Fundación Huésped, que recibe fondos del exterior para legalizar el aborto, a través de IPPF, la multinacional más grande de abortos del mundo; la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito; la Izquierda Diario, la Red de Comunicadores Feministas y otras tantas organizaciones abortistas. Lo pidieron mujeres de Unidad Ciudadana y diputados de Cambiemos. Uno acusó de «violencia institucional a quienes le exigen llevar a término el embarazo». Alguna usuaria pidió destituir a una diputada por pronunciarse a favor de las dos vidas.

Con violencia e irracionalidad se apuntó contra cualquiera que defendiese a la bebé. En las redes se leía: «No es un bebé»; «Ningún bebé no nato tiene derechos»; «Es una tortura»; «Un embarazo forzado». Tildaron de «antiderechos» hasta a los médicos que solo hacían su trabajo de acuerdo con la ley y la ciencia. En definitiva, reclamaban que la bebé, también mujer, persona, inocente, indefensa —la gran contradicción feminista— haya nacido, es decir, que alguien debía haberla matado antes.

¿Quedó claro que no quieren evitar abortos sino promoverlos y hasta el noveno mes si fuera necesario? No les alcanza el protocolo. No les importa la ley ni la Constitución, ni la ciencia, ni los médicos, ni la realidad, ni la bebé, ni la justicia contra el violador. Ni siquiera la niña de 12 años.

Esperanza murió en el hospital. Adelantar la cesárea le impidió desarrollarse lo suficiente para vivir. Muchos se empiezan a preguntar en qué momento nos volvimos tan crueles.

Hay gente festejando públicamente la muerte de una bebé. ¿Qué nos pasó? Aquellos que gritaron más fuerte, los más apoyados por los medios, son los que fueron escuchados por el gobernador, quien decidió adelantar la cesárea. ¿Qué estarán sintiendo? ¿Tendrá la Justicia la madurez para encontrar un responsable por esta muerte?

Para resolver el drama de los abusos y los abortos hay que asumir la realidad completa y escuchar todas las voces, especialmente las que saben —los médicos— y las víctimas del abuso. Escuchar el testimonio de quienes nacieron de una violación, de sus madres y de sus padres adoptivos nos deja perplejos, nos abre la cabeza y nos agranda el corazón. Nos ayuda a encontrar soluciones reales y humanas. El mundo real es muy distinto al de los famosos, los trolls de Twitter y las fake news.

Nadie puede decidir sobre la muerte de nadie. No podemos permitir que el Estado lo decida. Mucho menos que lo decida según «lo que pide el público». O que escriba leyes y diseñe políticas para aplacar la furia de quienes gritan más fuerte desde la caprichosa comodidad de sus smartphones o sus escritorios costeados por multinacionales. Es un ruido que no hace más que tapar las voces débiles de quienes sufren los problemas más profundos y urgentes. Y que ya se está cobrando vidas inocentes.

No hay punto intermedio: construimos una sociedad para algunos privilegiados o fundamos con Esperanza una Argentina solidaria con derechos humanos para todos.

La autora es consejera permanente de la misión argentina ante la OEA. Fue diputada nacional.

Castigados los inocentes, se buscan culpables

Imagen relacionada
Víctima de abuso infantil

Luego de la ILE forzada y apresurada, el trauma garantizado a la menor por la muerte de su hija, y el mismo asesinato de la bebe prematura, ahora si será tiempo de avanzar con toda la prolijidad de la ley en buscar el verdadero culpable.

Así lo da a entender el fiscal del caso, quien aseguró que aún no se tomaron las pruebas para el estudio de ADN. Tampoco se han tomado las declaraciones imprescindibles a los involucrados del caso.

Ernesto Lian Resúa, el fiscal que lleva adelante las investigaciones por la violación de la chica de 12 años, dijo que aún no se extrajeron las muestras para hacer la prueba de ADN al vecino de 65 años detenido. Además, dijo que hasta el momento tampoco se pudo tomar declaración a la menor vía Cámara Gesell ya que debían esperar a que se encontrara en óptimo estado de salud luego de la cesárea y observar las condiciones psicológicas. Según adelantó, la actuación se llevará a cabo el lunes.

Posible madre cómplice

Pero podría haber más de un culpable. Efectivamente, el detenido asegura que la madre de la niña abusada «se la cobró». Así afirma el informativo «El Disenso»: «Durante la indagatoria, el imputado reconoció ante su abogado defensor designado en primera instancia que había mantenido relaciones sexuales con la niña. Agregó que la progenitora “le cobraba” por hacerlo. La eventual constatación de estos hechos no modifica la situación del imputado, pero podría constituir a la madre en cómplice de la violación y responsable de la explotación sexual de la menor. » Mientras tanto, la madre junto al grupo abortistas «Católicas por el derecho a decidir» junta firmas, pidiendo juicio al gobernador por no aplicar con muerte inmediata de su nieta el Protocolo.

Situación de Riesgo

Previo a este caso, se había constatado la situación de riesgo de la familia, sin que el Estado, tan presto a reclamar aborto, no haya puesto ningún remedio preventivo y efectivo. Habría tenido intervención previa en la familia la Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, cuyos profesionales serán llamados a prestar declaración testimonial. También los integrantes del servicio social de los hospitales Guillermo Paterson, de San Pedro, y del Hospital Materno Infantil Héctor Quintana, de San Salvador. Tal vez en estos organismos se puedan también buscar el verdadero culpable.

Además, se conoce que la hermana de la menor, a los 14 años, tuvo un hijo fruto de una violación. Señala «El Disenso»: » Tras quedar embarazada, la menor tuvo a su bebé y luego, víctima de supuestos maltratos familiares, huyó de su casa hacia la provincia de Mendoza, donde reside actualmente. A pesar de tal antecedente, que consta en la historia clínica familiar, la provincia gobernada por Morales no activó los protocolos para familias en riesgo. «

Los próximos días son claves para conocer finalmente en qué medida la inacción del estado en niñas en riesgo es luego «reparada» por la muerte de los más inocentes.

Reacción por Esperanza

Triste Noticia

La dirección del Hospital Materno Infantil doctor Héctor Quintana de Jujuy informó este martes por la noche que en el Servicio de Neonatología del nosocomio falleció la pequeña nacida el último viernes durante una cesárea prematura.

Lamentamos ante todo el accionar inhumano de quienes no permitieron avanzar unas semanas más el embarazo para que Esperanza pudiera vivir. Comprometemos y solicitamos oraciones por su eterno descanso.

Comunicado del Hospital
El comunicado del Hospital

Ante la tristísima noticia, destaca la reacción de la Fundación Más Vida, la cual presentara un amparo intentando proteger a la bebe por nacer.

Reacción por Esperanza

EL PUEBLO CLAMA JUSTICIA POR LA MUERTE DE ESPERANZA

Ante el reciente comunicado del Hospital Materno Infantil de la Provincia de Jujuy, Hector Quintana, que indicaba la muerte de Esperanza, la bebé cuyo parto fue innecesariamente adelantado con tan solo 6 meses de gestación, a pedido del Gobernador Gerardo Morales, expresamos nuestro total y mas enérgico repudio a esta intromisión que costó la vida de la bebé mas querida de nuestro país.
Desde la Fundación +Vida, junto con nuestro equipo de abogados coordinado por el Dr. Angel Romero, presentamos en primer lugar un Recurso de Amparo para proteger la vida de esta niña y de su joven madre. Lamentamos y repudiamos la negatoria de la Jueza Martha Rosemblut, aún cuando a las claras debía proceder a custodiar el primer derecho humano, la vida. Posteriormente hemos presentado un Habeas Corpus que, si bien no alcanzó para asegurar el desarrollo de Esperanza, al menos sirvió para evitar el aborto que se pretendía realizar para terminar con la vida de Esperanza.

Todo un país consternado lamenta y repudia la muerte de esta niña, que solo quería y merecía vivir. Miles de familias se anotaron para adoptarla y brindarle el amor y la contención que el Estado le negó, pero ahora esas familias deberán sobrellevar el duelo ante la pérdida mas nefasta de todos los tiempos en la historia de nuestro triste país.
Personalmente viajaremos a la provincia de Jujuy para investigar la muerte de Esperanza, y posteriormente iniciaremos las acciones legales que nuestro Código Penal establece ante semejante delito. La muerte de Esperanza fue un homicidio, porque no había ninguna razón médica para negarle la formación gestacional que le faltaba, y hoy sobre su cadáver debemos tragarnos las lágrimas que como nación nos produce la impotencia de ser gobernados por los peores, aquellos que ordenan terminar con un embarazo de 6 meses, en un atropello contra los Derechos Humanos sin precedentes.
Vamos a encargarnos de que los culpables paguen por el delito que cometieron, pero aún así no podremos devolverle la Vida a Esperanza, que contra todo derecho le fue arrebatada, ni podremos llenar el vacío que dejó en los padres adoptivos, que tanto derecho a adoptarla tenían.

Momento oscuro

Nuestro país vive los peores días de su historia. Nuestra democracia peligra bajo el ala mas anarquista que jamás pudimos imaginar, cuando un Congreso Nacional en representación del pueblo dijo NO AL ABORTO, un gobernador impone al personal médico una tarea que juraron no hacer: terminar con el embarazo. Algo esta muy dañado en nuestro país, y es nuestro deber como ciudadanos poner fin, de una vez y para siempre, con este Protocolo de la Muerte, inconstitucional, contrario a la voluntad del pueblo y del Congreso, pero sobre todo: peligrosamente asesino. Ya costó la vida de Paz, a quien dejaron morir con tan solo 5 meses de gestación, en una chata del Hospital Masvernat de Concordia, durante eternas 10 horas sin atención médica. Ahora muere Esperanza. ¿Cuántas niñas mas deberán morir para que nuestro poder ejecutivo intervenga, de una buena vez, y ponga fin a esta masacre disfrazada de fallo?
Queremos juicio y castigo a los responsables de la muerte de Esperanza, no mas pasividad. No podemos esperar a las próximas elecciones. Exigimos justicia, y la exigimos ahora. Solo así podremos decir, un día, Esperanza descansa en Paz.

uestro país vive los peores días de su historia. Nuestra democracia peligra bajo el ala mas anarquista que jamás pudimos imaginar, cuando un Congreso Nacional en representación del pueblo dijo NO AL ABORTO, un gobernador impone al personal médico una tarea que juraron no hacer: terminar con el embarazo. Algo esta muy dañado en nuestro país, y es nuestro deber como ciudadanos poner fin, de una vez y para siempre, con este Protocolo de la Muerte, inconstitucional, contrario a la voluntad del pueblo y del Congreso, pero sobre todo: peligrosamente asesino. Ya costó la vida de Paz, a quien dejaron morir con tan solo 5 meses de gestación, en una chata del Hospital Masvernat de Concordia, durante eternas 10 horas sin atención médica. Ahora muere Esperanza. ¿Cuántas niñas mas deberán morir para que nuestro poder ejecutivo intervenga, de una buena vez, y ponga fin a esta masacre disfrazada de fallo?

Justicia

Queremos juicio y castigo a los responsables de la muerte de Esperanza, no mas pasividad. No podemos esperar a las próximas elecciones. Exigimos justicia, y la exigimos ahora. Solo así podremos decir, un día, Esperanza descansa en Paz.

Fundación Mas Vida