Últimas horas antes de la votación: Lo principal será la oración

Luego de un intenso debate en el que pudieron pronunciarse voces a favor y en contra del proyecto de ley de despenalización del aborto, este miércoles 13 de junio será votado en la Cámara de Diputados.

Manifestantes de distintos puntos del país llegarán al Congreso para pronunciarse “a favor de las dos vidas” y aguardar allí el desenlace de la votación, pidiendo a los legisladores que rechacen la legalización del aborto.

La convocatoria, promovida por Unidad Provida, busca visibilizar el sentir de la mayoría de la sociedad argentina y reclamar a los diputados que se abstengan de aprobar leyes que dañan al tejido social.

Luego de las actividades previstas en esta manifestación, que espera la presencia de familias enteras y activistas de las 23 provincias, la columna de manifestantes desplegará una bandera de más de cien metros de largo con la inscripción “Salvemos las dos vidas”, que acompañará la manifestación hasta el desenlace de la votación.

Propuestas de Oración

El arzobispado de Buenos Aires junto con la Comisión Episcopal de Laicos y Familia ha recomendado para hoy martes 12 y mañana miércoles 13 de junio, propuestas de oración en torno a la votación por la ley del aborto.

Sugieren el rezo de la Oración por la Vida de San Juan Pablo II, propuesta por los obispos argentinos, junto con el rezo del santo rosario. Respecto a quienes desean rezar con el Santísimo Sacramento, aconsejan acercarse a las parroquias cercanas, “evitando manifestaciones públicas o carpas de adoración en un lugar y circunstancias no adecuadas para tal fin”.

El comunicado finaliza haciéndose eco de lo que propone el papa Francisco en Gaudete et Exsultate: “La mansedumbre: es una expresión fuerte, en este mundo que desde el inicio es un lugar de enemistad, donde se riñe por doquier, donde por todos lados hay odio, donde constantemente clasificamos a los demás por sus ideas, por sus costumbres, y hasta por su forma de hablar o de vestir. En definitiva, es el reino del orgullo y de la vanidad, donde cada uno se cree con el derecho a alzarse por encima de los otros. Sin embargo, aunque parezca imposible, Jesús propone otro estilo: la mansedumbre. Es lo que Él practicaba con sus propios discípulos y lo que contemplamos en su entrada a Jerusalén: ‘Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en una borrica.’ (Mt. 21,5)”.+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *