ABORTO: 8° Plenario de comisiones

8 DE MAYO – TURNO MAÑANA

Se desarrolló ayer, 8 de mayo, la octava audiencia en Diputados sobre la despenalización del aborto. El diputado Lipovetsky aclaró al inicio que han expuesto cerca de 300 oradores en las jornadas anteriores y que en la fecha van a hablar unos 54 especialistas, para cumplir con el objetivo de acabar con las audiencias en mayo.

A continuación, la síntesis de las exposiciones de lo que fue la mañana de ayer.

Laura Belli (Economía feminista): “El aborto es un problema de salud pública”. Sostuvo que la prohibición no impide que se aborte y que “no hay consenso científico sobre el inicio de la vida”. “Se realizan aproximadamente 450.000 abortos clandestinos al año” y el aborto es la “primera causa de muerte materna en 17 provincias”.

María Leno (Ginecóloga, Universidad Patagonia Austral): Habló de los riegos del uso de misoprostol, lo que, según indicó, hace incomprensible que al aborto se lo llame “salud pública”. Trabaja con víctimas de violación y afirmó que “el problema no es el hijo, sino la violencia que sufren”. Reclamó penas efectivas para los abusadores. “El aborto seguro sólo desgarra a la mujer”, “el aborto, legal o ilegal, la lastima”.

Gabriela Vázquez (Jueza laboral): “El derecho penal ha fracasado en su intento de acabar con los abortos”. “Las estadísticas de condena son ínfimas, tres en el 2016”. “La persecución del aborto como política criminal, es violencia contra la mujer”. “La mujer madre y cuidadora es un estereotipo de género”.

Carmen Carrizo (Psicóloga, Universidad Patagonia Austral): Habló de los diferentes estados psíquicos que atraviesa la mujer durante el embarazo. “La mujer que no trasciende construyendo, lo hace destruyendo”. “Cuando la negación, el activismo y los psicofármacos sean insuficientes ¿quién se hará cargo de la mujer que aborta?” No existe el “aborto seguro, porque siempre “quedan secuelas psíquicas en la mujer”.

Marcelo Ferrante (Abogado, Universidad Torcuato Di Tella): Dijo que “la decisión autónoma de una mujer a interrumpir el embarazo debe ser lícita”, del mismo modo que su “atención médica”. Sostuvo que los derechos tienen distinto peso y fuerza y que, en caso de colisión, “tolerar la interferencia no quiere decir carecer del derecho”. “El derecho de la mujer es más fuerte que el del embrión”, según considera Ferrante, “durante las primeras semanas (12, 15 o 18)”. Y “el embrión tiene más derecho cuando está terminando el embarazo”.

Marino Miguel Muños (Psicólogo, Fundación Nacer de Nuevo): Atiende desde hace años a mujeres y hombres con síndrome postaborto. “No se puede legalizar el aborto sin tener en cuenta el impacto psicosocial”. “Los hombres que presionaron a las mujeres para que aborten y pagaron por la práctica sienten culpa de por vida”. “Los que perdieron un hijo y lamentan su pérdida, no son tenidos en cuenta”. “Todo niño por nacer tiene un padre”, enfatizó.

Marisa Herrera (Abogada, UBA): “El Código Civil no sólo no prohíbe el aborto sino que consolida este debate”. “La concepción con Técnicas de Reproducción Asistida comienza con la implantación; hasta ese momento se puede revocar el consentimiento, se puede donar y crio preservar embriones”, “lo que muestra que no es una persona”. “Dicho para Doña Rosa: el embrión no es un argentino con derechos”.

Esteban Rubén Blanco (Testimonio): Narró que él y su esposa adoptaron “a una niña”, con parálisis cerebral, “hija de otra niña abusada”. Comenzaron con una guarda pre-adoptiva y junto a sus dos hijos, que ya cursaban la secundaria, decidieron pedir la adopción plena. Su hija vivió 5 años y 3 meses y fue “un triunfo de la vida sobre la muerte”. Le pidió a los legisladores que protejan la vida en toda circunstancia.

Débora Ferrante (dirigente sindical de Satsaid): “Las mujeres que abortan son las que ya son madres, las que no lo son y las que no quieren serlo, pero todas son trabajadoras”. “Toda mujer que aborta es una trabajadora”. “La muerte es la peor consecuencia del aborto clandestino, pero con él, la mujer también pierde plata”. “El aborto clandestino es punible y caro”. “El aborto clandestino precariza la vida de las mujeres”.

Maria Constanza Aleman (Lic. en enfermería): Integra un equipo de cuidados paliativos. “Cuando se ve a un feto -parido en un aborto natural o provocado- no hay otra posibilidad que ver a un ser humano”. Por eso tratan que durante la ecografía la mujer que quiere abortar no vea la imagen y no escuche los latidos, alegó. “La mujer no puede decidir con autonomía sin la información adecuada”. “La Ley nacional de enfermería nos obliga a respetar la vida desde la concepción y hasta la muerte”.

Candela García (militante feminista y lésbica de Nuevo Encuentro): Trabaja en las “consejerías que ayudan a abortar con pastillas”. Aseveró que “no hace falta abortar en un hospital” y reclamó abortos en los centros de atención primaria. Exigió “poder abortar en la casa”. Recordó que el gobierno anterior había puesto al misoprostol entre los medicamentos con precios cuidados.

Wilma Romel (Pastora luterana): Habló “del reino de los cielos y del de las leyes”. La “ley debe cuidar la integridad de la persona”. “El concepto de pecado fue cambiando a lo largo de los siglos”. “No hay una posición cristiana en contra de la legalización del aborto”. “Yo estoy a favor de la legalización del aborto”.

María José Lubertino (Ex diputada socialista): Forma parte de una red de legisladoras eco-feministas latinoamericanas que “defienden la vida, “incluso la vida no humana, y están a favor de la legalización del aborto”. Llevó un listado de recomendaciones de los comités de seguimiento de los tratados de derechos humanos, que le dejó a los legisladores.

Valeria Zimmerman (Médico veterinaria): Le recomendaron abortar en EEUU cuando le detectaron trombofilia durante el embarazo. En Argentina dio a luz a mellizas antes de las 20 semanas de embarazo, las describió y agregó que las bautizó y las mimó durante unas pocas horas hasta que fallecieron. Comparó su experiencia con la de las mujeres que abortan, que no entierran a sus hijos y no le ponen nombre.

Laura Hernández Arregui (estudiante secundaria): Coordina el centro de estudiantes de su escuela y en nombre de los alumnos reclamó más “educación sexual, para prevenir embarazos”. No obstante, remarcó que “ningún método anticonceptivo es 100% seguro”. Pidió que escuchen sus voces ya que ellas “van a orientar el futuro del país”.

Eduardo Sambrizzi (Academia Nacional de Derecho): Recordó las declaraciones de la Academia Nacional de Medicina a favor de la vida, y agregó que lo mismo sostiene la Constitución Nacional. Mencionó el “Fallo Portal de Belén” y el del caso “Elvira Sánchez”. Habló de la dignidad de la persona humana y de sus derechos. Destacó que “no hay personas con distinta dignidad”. “En el aborto se suprime la vida y la libertad del niño que va a nacer”. “Ante embarazos no deseados debe actuar el estado”.

Marisa Matia (Fue coordinadora del programa de Salud Reproductiva y Procreación Responsable bonaerense, entre 2011 y 2015): “El aborto es un problema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos”. “El sistema de salud es inequitativo es injusto”. “La objeción de conciencia es usada de modo abusivo”. Admitió que brindaron abortos en centros de atención primaria y en hospitales. “Se incrementó la práctica de AMEU” y “las consejerías territoriales contribuyeron a la captación temprana”.

Marcelo Domínguez (Médico Tocoginecólogo y ecografista): Habló del ciclo menstrual de la mujer: del día 14 como el momento de la concepción y del día 23 como el de la implantación. Mostró ecografías hechas al mes de gestación. Describió un raspado uterino evacuador, una práctica quirúrgica que conlleva internación, cuidados, anestesia y un equipo médico calificado. Describió un feto de 14 semanas y aseguró que es “exactamente igual a nosotros”.

Florencia Maffeo (Socióloga de Casa FUSA): “Los abortos existen”. “Las personas abortan por múltiples causales bajo su propia conciencia y moral”. Mencionó que según una encuesta hecha por Casa FUSA y “Católicas por el derecho a decidir” muchas mujeres desconocen que “tienen posibilidad de abortar”. Denostó a los grupos provida que ayudan a las embarazadas en riesgo.

Elard Koch (Instituto Melisa, Chile): Investigó el impacto de la legalización del aborto en la mortalidad materna, en varios países de Latinoamérica. Explicó en qué consiste la mortalidad materna (MM) y la tasa con la que se mide. Dijo que los 50 países con menor tasa de MM están por debajo de 20/100.000 (20 muertes por cada 100.000 nacidos vivos). “La derogación del aborto terapéutico no incrementó la mortalidad materna en Chile, por el contrario, se siguió reduciendo”. Reveló que la correlación entre dos fenómenos no significa que sean causa y efecto y dio ejemplos de sucesos correlativos: MM / educación, MM / agua potable y MM / postergación de la maternidad. “La educación de la mujer hace crecer todos los otros factores que impactan positivamente en la reducción de la MM”. “La atención obstétrica oportuna es muy importante para reducir la MM”, “eso se ve claramente en zonas rurales”. Refirió el estudio hecho en México, “un país federal con distinta legislación en sus distritos y con aborto a demanda sólo en el distrito federal”. Según Koch, los estados más restrictivos tenían menor mortalidad materna porque contaban con mejores condiciones sociales. Los profesionales encuestados para calcular el índice con que se proyecta el número de egresos hospitalarios y calcular la cantidad de abortos que se realizan; son elegidos, en general, con un “sesgo ideológico” por lo que la cifra “está habitualmente sobre estimada”.

Antonela Peres (Franja Morada): “Este momento histórico se produjo gracias a la lucha feminista”. “Tres mil mujeres han muerto por abortar clandestinamente”. El aborto es “un derecho humano”, y “los que lo niegan son femicidas”. “La obstaculización del aborto es tortura”.

Milena Páramo Bernal (coordinadora de CLADEM Argentina): “Desde el retorno de la democracia tres niñas por hora han dado a luz”. “Una niña del NEA está 8 veces más expuesta a ser madre que una niña de CABA”. “El aborto ha sido durante años la primera causa de muerte materna”. Cuando una niña menor de 15 años queda embarazada hablamos de “embarazo forzado”.

Marcela Durrieu (ex diputada): La suegra de Sergio Massa hizo un discurso sumamente agresivo para con los católicos. Habló del patriarcado y de los “pensamientos peligrosos”. Recordó las discusiones por el divorcio vincular, la ley de trasplantes, la ley de salud reproductiva y la de matrimonio igualitario. Leyes que -según Durrieu- generaron debates “fanáticos”, pero finalmente fueron aprobadas y contribuyeron a la “equidad”. “Hay un cambio profundo en la Iglesia católica, ya no hay un Mons Baseotto que amenaza con tirar a un ministro al mar”. “Hay que proteger el embarazo desde la concepción si la madre decide llevarlo adelante”.

_________________________________________

NOTIVIDA, Año XVIII, Nº 1094, 8 de mayo de 2018

Editor: Lic. Mónica del Río

Página web: www.notivida.org

Email: notivida@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *